Los cuatro pilares de la confianza

Jan Kuipers

En Robert Walters hemos reunido a expertos de FranklinCovey para darte consejos sobre los temas más urgentes que actualmente están tratando los executive leaders.

En esta entrega descubriremos: cómo ganarse la confianza de la junta y los accionistas al comenzar en un puesto C-Level.


Un antiguo proverbio holandés dice que la confianza llega a pie y se va a caballo, lo que significa que es difícil de ganar y fácil de perder. Entonces, ¿cómo se consigue y se conserva la confianza de la junta y los accionistas cuando se comienza en un nuevo puesto de alta dirección? En Robert Walters hemos hablado con Jan Kuipers, fundador y director de FranklinCovey Benelux, quien nos lo cuenta con cuatro pilares principales.

  • Congruencia

Jan: “La primera pregunta crucial que debes hacerte al unirte a la alta dirección es: ¿soy congruente? 

Esto no solo se trata de que tus acciones estén en línea con lo que dices que harás, también consiste en sincronizarlas, por un lado, con tus pensamientos, y por otro lado, con tus sentimientos. En el momento en el que te unes a la junta y te sientes inseguro sobre ciertos aspectos, no finjas que no tienes dudas. Porque ten claro que los otros ejecutivos las verán a través de ti.

Sé transparente sobre cualquier incertidumbre que puedas tener, pero busca un equilibrio entre estas dudas y la seguridad en ti mismo. Si no estás para nada indeciso, tus compañeros lo reconsiderarán. Del mismo modo, si sigues dudando de ti, se preguntarán por qué asumiste este puesto".

  • Intención

"Verifica cuáles son tus verdaderos planes y examina si son honestos y directos acerca de tus intenciones.

Es posible que te unieras a la c-suite bajo múltiples intereses. Es probable que, por ejemplo, en el pasado hayas trabajado para un accionista importante o que tú mismo seas accionista. Por eso es lógico que los demás puedan cuestionar tus verdaderas intenciones: ¿estás comprometido con hacer crecer la empresa o garantizar que esté preparada para el futuro? ¿O en cambio estás tomando decisiones a tu favor o para beneficio de un accionista?

Desempeñar dos posiciones no tiene por qué ser un problema, siempre que seas transparente sobre lo que estás tratando de lograr y que te asegures de que tus acciones están en línea con tus declaraciones. Cuando otros cuestionen tu integridad, debes estar abierto a sus críticas e iniciar una conversación sincera.

Sin embargo, no olvides mirarte también en el espejo y preguntarte cuáles son tus verdaderos propósitos. Si ves ciertas contradicciones, puedes estar seguro de que tus compañeros y colegas también las notarán".

  • Relevancia

“¿Creo que soy relevante? En un puesto de nivel C, tienes que hacerte esta pregunta constantemente. ¿Entiendo lo suficiente sobre los desarrollos en mi campo y la estrategia que hemos elegido? ¿Seré complementario para la junta? Es posible que hayas sido gerente de marketing durante años, pero, ¿sabes lo suficiente sobre los desarrollos actuales del online marketing?

Juega con tu fuerza y tu confianza en ti, sin que esto se traduzca en arrogancia. Y si sabes que hay ciertos aspectos en los que necesitas desarrollarte, trabaja en ellos".  

  • Resultados

“Al final, la forma más eficaz de generar confianza sigue siendo mostrar resultados. Tanto si has ascendido internamente en la escala corporativa, como si te han contratado de una empresa externa, tendrás que comenzar a responder a cuestiones clave en tu puesto de alta dirección.

Esto no significa que los resultados sean absolutos. Si asumiste tu puesto de director ejecutivo dos semanas antes del estallido de una pandemia, la junta y los accionistas comprenderán que no estés en línea con los objetivos anteriores. Pero aún puedes ganarte su confianza siendo congruente, teniendo intenciones transparentes y siendo relevante. Lo mismo ocurre al revés: puedes lograr grandes resultados, pero cuando los demás dudan de tu congruencia e intención, la confianza puede ser mínima".

  • Cuatro preguntas 

“La belleza de estos cuatro pilares es que durante tu jornada laboral siempre puedes hacerte cuatro preguntas:

  1. ¿Soy congruente?
  2. ¿Cuál es mi verdadera intención?
  3. ¿Soy relevante?
  4. ¿Cuál es la trayectoria que estoy construyendo? 

Cuando aspires a un puesto de alta dirección, responder a estas 4 preguntas te ayudarán a decidir si eres fiable y estás preparado para el trabajo, o si aún necesitas desarrollarte antes de dar el salto final".

Envíanos tu vacante 

»

Regístrate en nuestro webinar 

»

Salary Survey 

»

Nuestras ofertas de empleo 

»

Quiénes somos 

»